Para toda clase de males hay dos remedios; el tiempo y el silencio.