Para los que no tenemos creencias, la democracia es nuestra religión.