Nunca hay que dejarse dominar, incluso cuando crees que el otro sabe lo que más te conviene.