La más segura señal de una naturaleza inferior es querer no parecer sorprendido de nada.

Albert Guinon

1863-1923