Cuando al tirano se le puede llamar tirano el humor deja de ser necesario.

Cándido

1928-2006