La bondad es el principio del tacto, y el respeto por los otros es la primera condición para saber vivir.