La mitad del mundo no puede comprender los placeres de la otra mitad.