El carácter no está cortado en mármol; no es algo sólido e inalterable. Es algo vivo y cambiante.

George Eliot

1819-1880