El idioma del corazón es universal: sólo se necesita sensibilidad para entenderlo y hablarlo.