Un viajero sabio nunca desprecia su propio país.

Carlo Goldoni

1707-1793