La diplomacia te saca de un problema en el que el tacto te hubiera evitado meterte.