Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia.

Esquilo de Eleusis

525 AC-456 AC