Los placeres son como los alimentos: los más simples son aquellos que menos cansan.